Piel seca o deshidratada

Piel muy fina y poco elástica, textura áspera, poros cerrados, tendencia a las irritaciones, el enrojecimiento y marca con más facilidad las arrugas.

Como diferenciarlas:

La piel seca es causada por falta de grasa en la piel, experimenta síntomas de descamación, sensibilidad, picazón y grietas.

La piel deshidratada no es un tipo de piel sino una causa, por lo que su aparición suele ser ocasional, pero hay que controlarla. Es el resultado de que la piel no tiene suficiente humedad. Puede sentirse tensa, poco elástica y presentar pequeñas y finas líneas cuando se pellizca. Falta de luminosidad y piel apagada.