Facial

Conocer las rutinas que debemos seguir para cuidar la piel nos ayudará a mantenerla firme, luminosa y en perfectas condiciones.

La exposición solar y los contaminantes externos, el estrés, la alimentación, la falta de sueño o la exposición prolongada a la luz azul de los dispositivos electrónicos afectan de manera negativa a la salud de la piel.

Establecer una rutina de limpieza facial diaria no agresiva, tanto por la mañana como por la noche, nos ayudará a eliminar las impurezas, logrando así una correcta oxigenación de la piel mientras respetamos su capa lipídica.

El ciclo de regeneración celular se da en la epidermis, la capa más superficial de la piel y dura, aproximadamente, unos 28 días. Se renuevan constantemente las células, remplazándose por otras nuevas.

Nuestra piel, en circunstancias normales, realizaría estos ciclos de regeneración celular expuesta a agentes externos como el sol y la contaminación, pero ahora lo está haciendo sin enfrentarse a este tipo de agresiones, de manera que cuando lo vuelva a hacer deberemos protegerla a conciencia.