Limpieza e higiene

La limpieza facial es la parte más importante de la rutina de belleza diaria. Tras la exposición a multitud de agentes externos, debemos limpiar en profundidad las células del rostro con la loción limpiadora y el tónico que mejor se ajuste a nuestra piel.

Efectuaremos la rutina de limpieza por la noche y por la mañana. Primero aplicaremos la emulsión o el agua micelar para después refrescar y restaurar el pH de nuestra piel con el tónico. Para, finalmente, con la piel completamente limpia, aplicar el sérum o la crema de tratamiento que nuestro rostro necesita.

A continuación, encontrarás opciones para tu rutina de limpieza. Fórmulas elaboradas con ingredientes naturales y amigables con el medio ambiente, elegidos para producir un cosmético de éxito gracias a los activos cosméticos novedosos y con altas concentraciones que mejoran su eficacia, eficiencia y efectividad.